Buscar este blog

jueves, 26 de septiembre de 2013

“Mi sueño es ser árbitro internacional, árbitro FIFA”: Leevan Suárez

Por María Isabel Botero y Alexandra Monzón

Leevan Enrique Suárez Gutiérrez es un árbitro barranquillero a quien las calles de “La Arenosa” vieron nacer en el año 1985, lleva aproximadamente 10 partidos como silbato central de la Liga de fútbol colombiano, su debut lo llevó a cabo en el encuentro en que Tolima le ganó 2 – 0 al Quindío, en la ciudad de Ibagué. Tiene la fortuna, y como él mismo lo define, la gran responsabilidad de ser el único árbitro costeño en la primera A del fútbol colombiano.

Además de su rol como árbitro, también es padre, estudiante psicología y trabaja en la Clínica Murillo, vive en el barrio Simón Bolívar de la ciudad de Barranquilla. Se constituye como una fuerte y joven promesa del arbitraje nacional; aunque considera que los árbitros son bastante estigmatizados, y son la última parte que se tiene en cuenta al hablar de fútbol, ve en Colombia un gran futuro para este campo.



¿Por qué arbitro y no jugador de fútbol?

Fui jugador de futbol primero que todo, antes de ser árbitro, digamos que una lesión me margina de esta parte del futbol y se abre esta ventana que Dios me ha dado, que es el arbitraje y que me ha dado muchas alegrías.

¿Quiénes han sido sus mayores cómplices en este sueño? 

Mi principal cómplice fue y sigue siendo Rosember Guerrero a él le debo todo, ese atino que tuvo cuando en ese momento de mi vida, me dio la confianza para poco a poco irme enseñando sobre el arbitraje y fui aprendiendo, aparte de eso  me orientaba me decía que tenía que estudiar, que tenía que leer para ser un grande; y digamos que muy paralelamente, mis padres, aunque no les gustaba siempre me apoyaban y hasta el momento han sido pieza fundamental en esto.

¿Qué expectativas tiene Leevan en su ascenso?

Me atrevería asegurar todos los árbitros, cuando ascienden, quieren ser árbitros FIFA,  árbitros internacionales, pitar una final mundial;  porque eso es a lo que uno apunta, muy bien lo sabemos  porque uno tiene que ser muy sincero, somos muchos los llamados, pero pocos los escogidos y para llegar hasta esas instancias hay que trabajar con bastante esfuerzo y bastante disciplina.

¿Qué recuerda usted de sus inicios como árbitro?

Recuerdo la final en el municipio de Sitio Nuevo, Magdalena, tenía apenas tres meses de haber comenzado y mi cómplice, como lo dije anteriormente, Rosember Guerrero me da esa oportunidad de arbitrar en un torneo de categoría abierta, fue mi primer partido digamos que oficial en categorías mayores, una experiencia muy bacana.   

¿Qué sintió Leevan al ser nombrando árbitro profesional del fútbol colombiano?

No me sorprendió mucho, pero me dio una alegría enorme, gracias a un instructor, Carlos Romero, que siempre me dijo que no me desesperara, pero era la ansiedad de querer porque como dicen por ahí teóricamente ya me habían ascendido, pero no llegaba el partido, entonces estaba ahí, digamos que lo cogí con mucha tranquilidad, cuando me lo dijeron  estaba en mi sitio de trabajo fue algo muy hermoso la verdad, fue para la víspera del día de la madre.         

¿Cuáles han sido los mayores obstáculos en la vida de Leevan para llegar a dónde está?

Mi mayor obstáculo yo, (risas) porque no es por nada, pero en uno esta si cree o no cree, hay muchas personas que están alrededor tuyo y te dicen dale, tu puedes, tienes condiciones; pero si tu no haces, no dinamizas esa acción de la palabra, vas a quedar relegado en eso y te vas a sumergir digamos que en el fracaso, entonces siempre lo he tenido así, esto me recuerda una canción de Proyecto Uno que decía: mi competencia se llama el espejo; entonces, en este caso mi obstáculo número uno soy yo.

¿Cuáles han sido sus experiencias más gratas durante su carrera como árbitro?

Mi primer partido en la categoría primera B, fue algo muy bonito, muy chévere, fue una experiencia única, porque no me la esperaba, estaba dando clases en la universidad cuando me dijeron. La experiencia de debutar en la primera A para regalarle ese día de la madre a mi mamá, valga la redundancia, fue algo muy hermoso y regalarle ese logro también a mi padre que siempre estuvo ahí, siempre me ha apoyado y me ha dicho vamos seguimos para delante.

¿Alguna anécdota durante algún partido?

Huy si (risas), un partido en la primera B en el que me caí (risas), me caí con un jugador de Unión Magdalena  o Valledupar, no recuerdo muy bien,  pero si fue un momento bastante chistoso y caí en medio de la cancha aparatosamente encima del muchacho y hasta lo dejé lesionado (risas).

¿El peor insulto que ha recibido por parte de un jugador por amonestarlo?

Uno recibe insultos de todos, y  no se pueden medir los insultos porque insultos son insultos a cualquiera, digamos que los madrasos normales que uno sabe; entonces, me pongo a hacer el cuadro comparativo con el profesor de la universidad estamos ahí, pero cuando el profesor da la espalda uno lo madrea eso es normal, pasa lo mismo conmigo.

¿Qué le espera a las nuevas generaciones de árbitros del país?

Mayor responsabilidad en el sentido de tratar de poner a la figura del árbitro como algo relevante e importante dentro del fútbol, no la parte estigmatizante de eso, y el compromiso grande con el fútbol que es tratar de llevar una imparcialidad y una justicia dentro de la labor que se nos demanda a nosotros.

¿Qué se siente ser el único representante del Atlántico en la primera división de fútbol profesional colombiano?

Se siente un grado alto de responsabilidad y compromiso porque igual viene uno siendo como ese icono de todos los muchachos, no solamente de la Corporación de Árbitros del Atlántico sino también los chicos que están fuera, los que lo ven a uno, lo ven entrenando y esforzándose. Además, hay un semillero de árbitros en el barrio la chinita y me sume junto con un compañero a esa labor social para poder reclutar jóvenes y llevarlos a tener una calidad de vida por medio del arbitraje, eso es un gran compromiso porque ellos de uno u otra manera verán en mí ese icono, ese modelo partido tras partido.

¿Cuál es su opinión respecto a la controversia que protagonizó el también árbitro Oscar Julián Ruiz en años pasados? ¿Cree usted que esto afecta la imagen de todos los árbitros en general?

No, como una vez le dije a un periodista, estas son cosas ajenas al deporte que tratan desprestigiar al arbitraje porque, de una u otra manera, quieren menospreciar la buena labor que se está haciendo dentro del arbitraje colombiano; entonces, como todo en la vida tendremos detractores que nosotros tenemos que ir manejando, ya uno es una figura pública y esos comentarios le sirven dentro del andamiaje de vida tanto personal como profesional.

Álvaro González aseguró que Colombia hace algunos años ocupaba el tercer puesto, después de Argentina y Brasil, en el aspecto arbitral a nivel continental y hoy no estamos ni en el décimo lugar ¿Cómo ve usted el arbitraje colombiano en la actualidad?

Leevan Suarez lo ve excelente, no por el hecho de que yo esté inmerso dentro de los árbitros profesionales, las estadísticas son eso estadísticas, pero la realidad es otra, la realidad dice que en estos momentos el árbitro número uno es Wilmar Roldan Pérez un árbitro que está haciendo el proceso mundialista; se arbitró la final de copa libertadores por un árbitro colombiano; entonces, digamos qué eso es algo disonante dentro de la teoría y la práctica.

¿Qué piensa del deporte en Colombia? ¿Tiene este el apoyo suficiente?

A título personal, creo que no; desafortunadamente, en todas las disciplinas se trabaja con las uñas ya cuando el producto está hecho, ya cuando se ha hecho el esfuerzo del deportista, es cuando le saca pecho  hasta de parte del mismo periodista también ahí es cuando se empieza a destacar la labor del deportista a flote. El estado debería invertir más, así como lo hace en cuestiones como la guerra y cuestiones comerciales; en estos momentos, el deporte le está dando muchas glorias al país y que bueno que esas alegrías mimeticen hasta en un  100% las tristezas que la política nos causa.

También es estudiante de psicología ¿Qué tal le va con esta carrera? ¿Por qué psicología?

Porque me gusta conocer el comportamiento del ser humano que es muy bonito y la vez bastante complejo, digamos que está dentro de mis vocaciones, aunque no puedo negar que el deporte me marca bastante y, en primer instancia, pues era eso, quería ser licenciado de educación física pero no podía por el tiempo; entonces, comencé como a ver esas habilidades que tenía cuando entre a primer semestre bacano, chévere y, actualmente, estoy acá es algo que ligo y me ha servido en algunos casos.

¿Qué valores considera usted necesarios para llegar al éxito?


Fundamentalmente, sinceridad y honestidad, tienes que ser honesto y sincero contigo mismo, ser humilde, la humildad no desde el punto de vista económica sino humildad desde el punto de vista que cometo el error y asumo, no digamos de bajar la cabeza, pero sí de decir me equivoqué, qué pena contigo discúlpame, pero sigo para adelante, no ser arrogante que es la contrarresta de este valor, hay también que tener disciplina para todo, hay que tener bastante amor por lo que haces no puedes coger algo que no ames, tiene que apasionarte y llenarte porque eso es lo que te va a quedar a ti.

7 comentarios: